POLICIA LOCAL

Situada sobre una parcela exenta y de forma triangular, nos encontramos con un proyecto que debe dar respuesta a varias premisas. En primer lugar debe quedar separado el acceso peatonal y el de vehículos, y este a su vez, los vehículos oficiales y los retirados por la grúa. En segundo lugar, una de las fachadas da hacia el viario de acceso a Rota y a la pista del aeropuerto de la Base Naval, espacio que de por si será treméndamente ruidoso. Por otro lado se debe insertar una galería de tiro, un módulo inflexible de 30×7 m. Y finalmente deben estar dotadas todas las estancias de luz natural, salvaguardando la seguridad y privacidad de los usuarios.

Esto nos lleva a dividir la edificación en dos, una de escala humana y de espaldas a la zona mas ruidosa, y otra eminentemente industrial, como puro almacenaje de vehículos que nos servirá de pantalla de ruido entre el viario y la zona administrativa. Por otro lado la zona administrativa se organiza en rectángulos, en torno a patios de luz y ventilación, a los que se abren ventanas a diferentes alturas, que  permiten la iluminación y ventilación manteniendo la privacidad entre ellos al no existir visión directa de unos a otros.