¿Qué es la eficiencia energética?

Iniciaremos una serie de post sobre la eficiencia energética, centrándonos sobre todo en la parte que nos ocupa, la arquitectura, y mas particularmente en la arquitectura solar pasiva, aunque tendremos que ver previamente una serie de conceptos y respondernos algunas cuestiones básicas.

Para ello partiremos de una serie de sencillas cuestiones que nos irán introduciendo poco a poco en materia. Desgranaremos los tres conceptos que la acogen :“arquitectura-solar-pasiva”. Evidentemente cuando hablamos de arquitectura nos estamos refiriendo a toda edificación residencial, oficinas, terciarios, etc utilizada por el ser humano que debe satisfacer unas determinadas necesidades y su uso conlleva un consumo energético. Al referirnos a solar será que utiliza la energía procedente del sol. Y pasiva se referirá a cuando la captación de esa energía solar se realice aprovechando el propio diseño del edificio sin necesidad de utilizar sistemas mecánicos. Un diseño pasivo para aprovechamiento energético, es un sistema que capta la energía solar, la almacena y distribuye de forma natural, sin mediación de elementos mecánicos, y dado que no utiliza sistemas mecánicos, está íntimamente relacionada con la arquitectura bioclimática. Se puede definir a estos sistemas como la utilización de la energía solar para calefacción, ventilación o acondicionamiento de los edificios de viviendas, sin el consumo energético convencional o electricidad y no aplicando movimiento mecánico de fluidos o elementos.

El concepto se basa en el empleo de un adecuado diseño de la edificación, así como una apropiada utilización de materiales y sistemas constructivos.

Pero, ¿Se trata de una nueva moda la eficiencia energética y la arquitectura solar pasiva?. 

Evidentemente no, el concepto de eficiencia energética si puede parecer nuevo, pero desde siempre se ha intentado construir de manera que la edificación consuma la menor energía posible pero sin renunciar al confort.

El empleo del sol como fuente de energía es tan antiguo como la necesidad del ser humano de construir. Tener en cuenta el empleo de la energía solar pasiva durante la fase de proyecto no supondrá incremento en el coste final de la obra y permitirá lograr una vivienda más confortable con un menor gasto energético en sistemas de climatización.

Y ¿por qué debemos interesarnos por la eficiencia energética de los edificios? Algunos de los aspectos a destacar serán:

-Por un ahorro en los consumos energéticos, lo que se traduce en una bajada en las facturas de luz y gas.

-Una conciencia medioambiental, ya que al reducir las emisiones para generar la energía que necesitamos conseguimos beneficios medioambientales. Conseguiremos influir menos en el cambio climático a través de una arquitectura que respete el medio ambiente. Aprovecharemos los recursos naturales sin agotar sus límites de renovación, preservando de este modo los recursos para futuras generaciones.

-Conseguiremos una mejor posición estratégica del país en materia de energía, al disminuir la dependencia de la energía proveniente del exterior.

-Otro punto a tener en cuenta será la generación de empleo, al crearse nuevos puestos de trabajo en sectores emergentes.

-La mejora del bienestar, ya que un edificio será mas confortable cuanto mas eficiente energéticamente sea.

¿Cuánto consumimos?

-Energía primaria (energía disponible en la naturaleza, antes de ser convertida o transformada, con la transformación existen pérdidas), Pueden ser no renovables (petróleo, carbón, gas, uranio) o renovables (hidroeléctrica, eólica, solar, biomasa).

-Industria 41%

-Uso doméstico 29%

-Transporte 16%

-Otros 14%

-Energía útil o final (tal y como se usa en los puntos de consumo)

-60% en vivienda

La demanda de energía de los edificios depende de muchos factores, pero podríamos establecer como válidos los siguientes porcentajes sobre el consumo total:

-Climatización 40%

-Producción Agua Caliente Sanitaria 26%

-Electrodomésticos y cocinas 24%

-Iluminación 10%

¿Cómo podemos mejorar la eficiencia energética?

El consumo energético de un edificio viene condicionado principalmente por dos aspectos, el primero será el del propio edificio, donde podremos intervenir en mayor o menor medida, pero otro punto para la mejora en la eficiencia energética será, como en tantos ostros aspectos, el consumo responsable. Sencillos hábitos como abrir o cerrar persianas, controlar iluminación artificial y ventilación natural

Existen dos momentos en los que podemos mejorar la eficiencia energética de un edificio, el primero será durante su diseño y posterior construcción donde tendremos mas variables que podamos manejar, y a la vez menos costoso ya que se trata de tomar una serie de decisiones de proyecto que no tienen porque encarecer el edificio final, y el segundo será una vez construido el edificio, lo que nos llevará a una rehabilitación energética, siendo las variables manipulables menores, aunque cuando hablamos de rehabilitación energética no tienen por que ser costosas y aparatosas obras, el cambio de la iluminación existente por luces led nos estará influyendo en el 10% del consumo energético, y el cambio de los electrodomésticos antiguos por otros de mejor eficiencia energética (la tabla va desde la A a la G, siendo la A la de mejor eficiencia energética), nos supondrá estar interviniendo sobre el 24% del consumo energético.

¿Qué fines perseguimos …?

Buscaremos el máximo confort verano-invierno, reduciendo al máximo el consumo de combustible en calefacción, ventilación y refrigeración.

-Calentar en invierno

-Proteger en verano

-Ventilar

-Iluminar

Para ello tendremos que alcanzar el confort térmico que será cuando el ritmo al que generamos calor es el mismo que el ritmo al que lo perdemos para nuestra temperatura corporal normal, esto implica que, en balance global, tenemos que perder calor permanentemente para encontrarnos bien, pero al ritmo adecuado.

El ritmo de generación de calor dependerá del propio metabolismo del individuo y de la actividad física y mental, pudiendo variar de las 70 Kcal/hora al estar en reposo hasta las 700 Kcal/hora en un ejercicio físico intenso.

Por otro lado el ritmo de pérdida de calor, dependerá igualmente de las características propias del individuo (tejido adiposo, vello, etc), de la ropa de abrigo que se lleve, que mantendrá una capa de aire entre la superficie de nuestro cuerpo y el tejido que nos aísla térmicamente, dependerá igualmente de la temperatura del aire que nos circunda y del movimiento y humedad de éste, y de la temperatura de radiación.

Con estos sencillos conceptos iremos introduciendonos poco a poco en la arquitectura-solar pasiva a lo largo de los siguientes post para conseguir el mejor diseño posible unido al mayor confort termico alcanzable.